BOLIWIA - Bolivianos, el hado propicio